sábado, 8 de febrero de 2014

Señales. Reflexión

 Todo lo dejó lleno de su ternura.

Una vez, un hombre susurró: "Dios, dime algo". Y un árbol cantó. Pero el hombre no escuchaba. Luego, el hombre habló más alto pidiendo: "¡Dios, háblame!" Y el viento silbó a su alrededor. Pero el hombre no oía. El hombre, miró a su alrededor y gritó: "¡¡Dios, déjame que te vea!!". Y una estrella se encendió con fuerza en el cielo. Pero el hombre no veía. Entonces, el hombre gritó: "¡Dios, muéstrame un milagro!". Y en ese momento un niño nació. Pero el hombre no lo supo.
Luego el hombre, ya desesperado, pidió a voces: "¡Tócame Dios!¡Hazme saber que estás aquí!". Dicho esto, Dios bajó y le tocó. Pero el hombre, sin darse cuenta, espantó la mariposa que volaba a su alrededor y continuó caminando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada