domingo, 2 de febrero de 2014

La historia de siempre. Reflexión

Esta es la historia de cuatro personas que se llamaban Todo el Mundo, Alguien, Cualquiera y Nadie. Habia un trabajo importante que hacer. Todo el Mundo estaba seguro de que Alguien lo haria. Cualquiera pudo haberlo hecho, pero Nadie lo hizo. Alguien se enfadó porque era un trabajo para Todo el Mundo. Todo el Mundo pensó que Cualquiera podía hacerlo, pero Nadie se dio cuenta de que no se haría. Resulta que Todo el Mundo culpó a Alguien, pero en realidad no se acusó a Nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario